Sardinas sin Piel y sin Espinas en Aceite de Oliva en un Torricado de Otoño

(“Torricado”: gastronomía tradicional de la región portuguesa de Ribatejo)

Freír las rebanadas de pan en un hilo de aceite de oliva, poco y sólo de un lado.
Cortar un diente de ajo por la mitad y frotarlo rápidamente en el pan.
En una cacerola, echar un hilo de aceite de oliva, las hojas de espinaca, otro hilo de aceite de oliva, sal y pimienta negra. Tapar y dejar que cocine muy rápido en su propio vapor.
Caramelizar cebolla en rodajas muy finas o, para que resulte más fácil y rápido, abrir un bote de un bueno agridulce o compota de cebolla.
Y ahora, sólo falta montar todo: pan, cebolla, espinacas, sardinas, granos de granada, un hilo de aceite de oliva y un poco de sal en escamas.
Si le gusta, podrá añadir ajo crudo cortado en láminas muy finas, para un extra de picante y textura.